No sé si tú has escuchado historias clásicas de casinos, pero te puedo decir que si algo tienen los casinos aparte de plata es grandes historias, de apostadores que lo perdieron todo, de pobres que se hicieron ricos, de amores imposibles que se hicieron posibles, de casamientos furtivos, de noches de hotel inolvidables, de pasión, de alcohol, y hasta historias con drogas involucradas. Y es que el Casino es como un imán, como un especie de gigantesco estímulo para todas las fantasías, para el goce, para la imaginación y fuente de verdaderos mitos y de historias legendarias.
En este caso elegimos contarte algunas historias propias:
“Recuerdo aquel viaje al Casino de Montecarlo, mi racha era pésima al principio, venía apostando sin parar al rojo y casi siempre salía el negro, en ese momento a mi mesa se acercó Danielle una bellísima turista francesa con quien congeniamos enseguida, mi suerte cambió rápidamente y al final del día terminamos ganando tanto que nos fuimos a la suite del hotel juntos.”E.R.
“En una de mis tantas noches de juego en el casino de mi ciudad no paraba de ganar al 21, de algún modo mi buena racha despertó justificadas sospechas de uno de los efectivos de seguridad del casino, este me estuvo interrogando unos 15 minutos y decidió que yo era un tío legal, desde entonces somos amigos y vamos a apostar juntos en sus días libres.”T.P.
“En una ocasión estaba jugando al tragaperras cuando una señora mayor que jugaba en la máquina de al lado empezó a hablarme, tuvimos una conversación cordial mientras apostamos y la verdad no era para nada pesada, al contrario era graciosa, y meta contarme cosas de su vida en un momento me empezó a hablar de cuando trabajaba y allí me di cuenta de que era mi profesor de matemáticas de 5°, quedamos muy sorprendidos y reímos a carcajadas por la casualidad”.JDM
“En una ocasión llevé a mi amigo fanático religioso a las Vegas a ver si podía sacarlo de su estructura un poco y resulta que terminamos tan borracho que al día siguiente descubrimos que ambos nos habíamos casado, lo cual resultó ser un problemón porque nosotros estábamos casados de antes, mi amigo entró en crisis y quería matarse, pero descubrí que nuestras nuevas “esposas” eran solo unas timadoras que quieren extorsionarnos, les dimos unos cuantos miles y nuestras esposas nunca supieron del asunto”F.T
“En una ocasion me fui unos dias a una convencion de trabajo en un lugar con casino, tenía varias horas libres así que fui a apostar un poco de dinero, en ese momento conocí a un muchacho que era nuevo en la ciudad empezamos a hablar y terminamos siendo socios de trabajo y amigos de por vida.” RTF
“En mi último viaje a un Casino conocí a Cassei nos enamoramos y estamos comprometidos para casarnos en enero próximo, en el casino me pasaron las cosas más lindas de mi vida” E.T
Si quieres enviar tu anécdota contacta con nosotros