Category: Casino

Juegos de Casino

 

El casino es ese lugar en el que puedes divertirte y de paso ganar algo de dinero, si la suerte está de tu lado quizás puedes volverte millonario, mientras en la ruleta gira tu suerte puedes tomarte un trago con tus amigos, pareja o la conquista del momento.
Si usted está buscando un sitio donde mejorar sus estrategia de apuesta, quiere conocer las reglas de algún juego o practicar jugando gratuitamente online usted ha apostado al número correcto, este es su sitio web, con consejos de expertos jugadores de la Ruleta a Gulfwarrior.org , el Black Jack (también conocido como el 21), el Craps, las máquinas Tragamonedas, el Punto y Banca, y por supuesto el póquer.

La Ruleta
Es el juego más clásico de un casino, donde colocas tu apuesta en la mesa, se echa la bola a rodar y el número en el que esta queda cuando la rueda se detiene es el ganador. En este juego puedes apostar de distintas formas: puedes jugar a un pleno, es decir a un número específico del 0 al 36 y si ganas obtienes lo que apostaste multiplicado por 36, también puedes apostar negro, rojo, par, impar, falta o pasa y si el número ganador pertenece a la categoría que apostaste obtienes el doble de lo colocado, también puedes jugar a una decena, una seisena, a un cuadro (4 números), transversal (3 números) o a caballo (2 números), variando el premio de menor a mayor a medida que son menos los números involucrados en tu apuesta (https://en.wikipedia.org/wiki/La_ruleta_de_la_fortuna)

Las máquinas tragamonedas
También conocidas como máquinas tragaperras, pueden ser programadas o de azar, lo importante es que colocando monedas te permiten jugar un juego y si se cumple determinada condición (por ejemplo que te toquen 3 números iguales) ganas un premio que varía de juego en juego. Algunas son “progresivas” es decir que lo que cada jugador juega se va acumulando en un pozo, y el jugador que gana se lleva lo acumulado.

El Póker
También denominado póquer, es un juego de cartas muy conocido y divertido. Se conocen numerosas variantes como póker abierto, póker cerrado, de cartas compartidas, cerrado, etc. En este juego los jugadores realizan apuestas con todas o parte de las cartas tapadas, y la apuesta va subiendo hasta que todos pagan por ver (es decir igualan un mismo monto) o todos menos uno se retiran (que en ese caso gana el pozo), acumulandose todas las apuestas en un pozo, que al presentar las cartas se adjudica al ganador. El ganador se determina por distintas combinaciones que sus cartas pudieran reunir, algunas de las más valiosas son la escalera real (o flor imperial), la escalera de color, el poker o el full. Aunque el elemento más importante para ganar suele ser la capacidad de engañar a los otros jugadores sobre las cartas que uno tiene hasta que las apuestas terminan.

Black Jack
21 o Black Jack, es un juego donde el objetivo es obtener 21 puntos sumando los valores de las cartas, en cada mano se realiza una apuesta, la banca reparte 2 cartas a cada jugador que puede pedir más cartas para acercarse a 21 o “plantarse” (no pedir más), el jugador que más se acerca a 21 gana la apuesta, pero si se pasa de 21 pierde.

 

 

 

 

Las mejores estrategias de la ruleta

 

Al ser la ruleta un juego de azar, puramente probabilístico, se han desarrollado numerosas estrategias que permiten mejorar tus chances de ganar en el largo plazo, independientemente de las pérdidas que puedes tener en una u otra jugada.
Una de las estrategias más conocidas y usadas por los jugadores profesionales es el sistema Martingale, o simplemente “martingala”. Esta estrategia consiste en elegir un color (aunque también funciona con par o impar, o con 1-18 y 19-36) comenzar con la apuesta más baja posible y si pierdes duplicas esa apuesta, si vuelves perder vuelves a duplicar, aumentando tu apuesta al mismo color una y otra vez hasta que ganas, luego de ganar vuelves a apostar la apuesta mínima. Es decir, por ejemplo eliges el rojo, empiezas apostando uno, pierdes, apuestas dos pierdes, apuestas cuatro pierdes, apuestas 8 ganas, en la siguiente apuesta vuelves a apostar uno.
Se ha hecho muy popular una variante de esta estrategia conocida como “martingala invertida” esta estrategia consiste en doblar la apuesta cada vez que ganas y volver a la apuesta mínima cuando pierdes, de esta forma, supuestamente compensarias tus pérdidas en tus rachas. Pero en concreto es un completo absurdo matemático, de esta forma solo aumentaras tus perdidas al maximo.
Otra variante de la estrategia martingala, pero con más acierto que la martingala invertida, es la estrategia Fibonacci (nombre inspirado en la famosa secuencia numérica propuesta por el matemático italiano del mismo nombre), en esta estrategia, al igual que en la martingala empiezas con la apuesta más baja y cada vez que pierdes vuelves a apostar al mismo color pero en un monto igual a la suma de tus últimas dos apuestas, y si ganas retrocedes al monto apostado dos jugadas atrás. Por ejemplo: eliges el negro, entonces siempre apostas al negro, y en tu primer apuesta pones una ficha, pierdes, entonces vuelves a apostar al negro la suma de tus ultimas dos jugadas, que en este caso es solo una y por lo tanto vuelves a jugar uno, vuelves a perder entonces apuestas, en este caso la suma te dará 2, juegas dos fichas, vuelves a perder, juegas 3, vuelves a perder, juegas 5 y ganas, entonces en la siguiente jugada apuestas 2. Para poder tener éxito en esta estrategia debes contar con una gran cantidad de dinero para cubrir las apuestas en caso de una racha de varias apuestas perdedoras.
Otra estrategia popular, derivada de la martingala, es el método D’Alembert (también bautizada así en honor a un matemático), en este método también eliges un color (o par-impar) y comienzas a jugar con la apuesta más baja, sumandole en cada perdida una unidad y en caso de ganar vuelves a la apuesta de menor valor. Es decir, eliges por ejemplo apostar a pares, empiezas apostando uno, pierdes, apuestas 2 pierdes, apuestas 3 pierdes, apuestas cuatro, ganas, y entonces vuelves a apostar uno.
Los jugadores con más experiencia prefieren jugar o la martingala o a la estrategia Fibonacci, valiéndose en ambos casos de una buena suma de dinero de base para cubrir las pérdidas ocasionales.